Desde 1989, su nombre comenzó a escucharse con bastante regularidad en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic), pues a partir de ese año y hasta la actualidad, se entrega anualmente un reconocimiento público y escrito a los estudiantes de posgrado más sobresalientes en el ámbito académico: el Premio Paola Carpi de Medina.

En un esfuerzo por documentar su breve pero admirable historia, Ediciones Ivic publicó recientemente -en formato digital- una semblanza acerca de la joven, nacida en Milán, Italia, en 1950, pero desprendida de este mundo a la corta edad de 38 años, debido a un tumor cancerígeno de seno.

 photo paolacar-3.jpg

La obra fue elaborada por la coordinadora editorial, María Teresa Curcio. Además, contó con la asesoría del investigador emérito del Centro de Biofísica y Bioquímica, Guillermo Whittembury, quien fuera tutor de Carpi en el Laboratorio de Fisiología Renal.

“Fue una de esas personas excepcionales con una inteligencia privilegiada, buena moza, simpática y agradable; nos llevábamos de maravilla, ella era como mi hija”, admitió Whittembury con notable alegría.

 photo paolacar-6.jpg

Ingenio y tesón

Carpi era la mayor de tres hermanos. Inspirada por la actividad profesional de su padre (quien era médico e investigador en fisiología), mostró interés temprano por la ciencia. Primero obtuvo el título de Licenciada en Biología en la Universidad Central de Venezuela (UCV); y sin perder tiempo, egresó como Magíster Scientiarum y Doctora en Ciencias -ambas en las menciones de Fisiología y Biofísica- del Centro de Estudios Avanzados del Ivic.

En el Ivic se dedicó a estudiar el transporte de moléculas de agua al interior de la membrana celular, llegando a demostrar, por primera vez, la existencia de canales especiales de proteínas a través de los cuales entra y sale el agua de las células, denominados acuaporinas.

 photo Guillermo Whittembury fue tutor de Paola Carpi de Medina. Foto Marie Fuzeau Cortesia Ivic.jpg

Sus experimentos los desarrolló con la unidad básica de los riñones (nefrón) provenientes de conejos, utilizando dos métodos complementarios. El primero fue por equilibrio hidrostático o diferencia de presión, con el apoyo del científico alemán Bernd Lindemann, quien le diseñó aparatos especiales para observar el “ensanchamiento” de las células cuando estas reciben o expulsan agua.

El segundo mecanismo de comprobación, llamado por difusión, lo realizó en cooperación con el investigador del Centro de Física del Ivic, Vladimir León, quien le proporcionó el equipo de resonancia magnética nuclear necesario para calcular el movimiento de los protones en presencia de isótopos radiactivos. “Teniendo ambas mediciones se hicieron las ecuaciones correspondientes y se dedujo el diámetro de los canales de agua, que ella estimó en menos de 0,5 nanómetros. Ese fue el gran hallazgo de Paola”, explicó Whittembury.

Foto Marie Fuzeau (Cortesía Ivic)

Valores enaltecidos

De acuerdo con el folleto de Ediciones Ivic, la producción científica de Carpi incluye 17 artículos especializados originales entre 1982 y 1988, la mayoría en revistas reconocidas internacionales; así como la presentación de más de 30 comunicaciones en congresos. “Sus razonamientos verbal, numérico y abstracto eran superiores al promedio. Impresionaba su madurez, seriedad y genuino interés por la investigación”, se resume en el texto divulgativo.

En cada graduación de Magíster Scientiarum y Doctorado en Ciencias del Centro de Estudios Avanzados (CEA) del Ivic, se otorga el Premio Paola Carpi de Medina. En total, 39 profesionales han sido merecedores de esta distinción, gracias a sus índices académicos, número de publicaciones y atributos como mística, honestidad, creatividad e independencia de criterio.

Dicha condecoración fue instaurada por el Consejo Directivo del Ivic por recomendación de la investigadora emérita del Centro de Microbiología y Biología Celular del Ivic, Gioconda San-Blas.

El libro fue conceptualizado por la jefa del Centro de Estudios de la Ciencia del Ivic, Yajaira Freites. La semblanza está disponible en la página web del CEA. El enlace directo es «http://cea.ivic.gob.ve/paolacarpi2016.pdf«.

Fuente: Vanessa Ortiz Piñango

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.