Un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Adelaida, en Australia, ha calculado la tasa de evolución durante la explosión del Cámbrico, cuando los grupos de animales más modernos aparecieron hace entre 540 y 520 millones de años. Los investigadores concluyen que las tasas de evolución morfológica y genética en este periodo fueron cinco veces más rápidas que en la actualidad, pero aún así, consistentes con la teoría de Darwin.

Los resultados de esta investigación, publicados en la edición digital de la revista ‘Current Biology’, resuelven el dilema de Darwin sobre la aparición repentina de una gran cantidad de grupos de animales modernos en el registro fósil durante el período Cámbrico temprano.

 photo cambrico1.jpg

Big Bang evolutivo

«La repentina aparición de decenas de grupos de animales durante este tiempo es sin duda el acontecimiento evolutivo más importante después del origen de la vida», afirmó el autor principal del análisis, el profesor Michael Lee, de la Escuela de la Tierra y Ciencias del Ambiente de la Universidad de Adelaida y el Museo de Australia del Sur.

«Estas tasas de evolución parecen imposiblemente rápidas relacionadas con la explosión cámbrica en el tiempo, que han sido explotadas por los detractores de la evolución. El mismo Darwin consideró que esto estaba en desacuerdo con los procesos evolutivos normales», explicó Lee, quien aclaró que por la «notoria imperfección» del antiguo registro fósil, nadie ha sido capaz de medir «con precisión» las tasas de evolución durante este intervalo crítico, a menudo llamado el Big Bang de la evolución.

«En este estudio hemos estimado que las tasas de evolución tanto morfológica como genética durante la explosión del Cámbrico eran cinco veces más rápidas que en la actualidad, con bastante rapidez, pero perfectamente consistentes con la teoría de la evolución de Darwin», sentenció el principal autor de la investigación.

 photo cambrico3.jpg

Evolución de los artrópodos

El equipo, que incluye científicos del Museo de Historia Natural de Londres, en Reino Unido, cuantificó las diferencias anatómicas y genéticas entre animales vivos y estableció un plazo de tiempo durante el cual esas diferencias se acumulan, gracias a los fósiles y modelos matemáticos complejos. Su modelado mostró que una evolución moderadamente acelerada era suficiente para explicar la aparición aparentemente repentina de muchos grupos de animales más avanzados en el registro fósil durante la explosión cámbrica.

La investigación se centró en los artrópodos (insectos, crustáceos, arácnidos y sus familiares), que son el grupo de animales más diverso tanto en el periodo Cámbrico como la día de hoy. «Fue durante este período Cámbrico cuando muchos de los rasgos más conocidos asociados con este grupo de animales evolucionados, como un exoesqueleto duro, patas articuladas, y los ojos compuestos (polifacéticos) que son compartidos por todos los artrópodos», explicó Greg Edgecombe, del Museo de Historia Natural.

Además, este experto agregó que durante la investigación los científicos se encontraron con la primera aparición en el registro fósil de la antena que poseen los insectos, los ciempiés y las langostas tienen, así como las primeras mandíbulas con las que pueden morder algunos artrópodos.

Fuente: EUROPA PRESS, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.