En la Franja de Gaza el bloqueo económico y las operaciones militares israelíes dejan a los palestinos casi sin tierra fértil, lo que lleva a algunos campesinos a tomar medidas radicales para poder alimentar a sus familias.

Tierras estériles y abandonadas, sin rastro de vegetación. Desde hace cuatro años se encuentran en un estado deplorable, cuando Israel realizó su penúltima ofensiva efectuando la operación Plomo Fundido. Fue la lluvia de misiles israelíes la que redujo a la nada los esfuerzos de los agricultores locales haciéndoles, literalmente, apuntar más alto.

Triste realidad

«Tenía una huerta muy buena, solía recibir muchos visitantes. Pero me veo obligado a buscar otra opción. Hice una huerta en el tejado y volví a trabajar. Una persona es capaz de muchas cosas si tiene tiempo y energía», relata Abu Haitham, un granjero de la Franja de Gaza.

Un 80% de la gente en la Franja de Gaza depende de la asistencia alimentaria. Y los huertos que afloran sobre los tejados ayudan a menudo a mantenerse a flote, previniendo el hambre y permitiéndoles ganar un poco de dinero por la venta de los productos agrícolas.

Photobucket

«Cualquier mujer puede hacerlo. Yo personalmente trabajo con mi marido y mis hijas hasta la medianoche», cuenta una mujer del lugar. «Hay que cultivar en la tierra, pero hemos escuchado que se puede hacer en el barro volcánico sobre los tejados. Así que he decidido probarlo».

No es una sorpresa que esta idea se haya desarrollado justo en la frontera entre Israel y la Franja de Gaza, uno de los lugares más poblados del planeta y donde los cultivos fueron destruidos repetidamente por los ataques del Ejército hebreo. Además, muchos agricultores no podían tener acceso a sus tierras, ya que la existencia de la zona neutral absorbe al menos una tercera parte de estas.

Fuente: RT, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.