El módulo Philae, que en noviembre pasado hizo historia al posarse con éxito sobre el cometa 67P, halló en él compuestos orgánicos considerados precursores de la vida, informó la Asociación Estadounidense para el Avance de las Ciencias (AAAS).

Dicha asociación publicó una serie de artículos con los descubrimientos científicos logrados con los datos que el robot Philae ha estado enviando a la sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea, de la que se desprendió para aterrizar el 12 de noviembre pasado en el cometa 67P (67P/Churyumov-Gerasimenko).

 photo rosetta4.png

Rápida detección

Los investigadores explican que el Cometary Sampling and Composition (COSAC), uno de los principales instrumentos del módulo Philae, determinó la existencia de material orgánico en el cometa. Tan solo 25 minutos después de aterrizar en el cometa, el espectrómetro de masas del COSAC tomó una medición en el modo de «olfateo», similar a los detectores de químicos de los aeropuertos, que desveló la presencia de 16 compuestos orgánicos, algunos de ellos con nitrógeno y ninguno con azufre, según el estudio.

Muchos de esos componentes se habían detectado en la cola de la mayoría de los cometas, pero también se encontró isocianato de metilo, acetona, propanal y acetamida, compuestos que no se habían descubierto anteriormente en otros cometas. Pero lo más importante para la astrobiología es que algunas de las materias halladas en el polvo cometario se consideran precursores de la vida, pues intervienen en la formación de aminoácidos esenciales o de bases nucleicas.

Los investigadores destacaron que los cometas conservan el material más prístino de nuestro sistema solar en forma de hielo, polvo, silicatos y materia orgánica sólida, que seguramente se formó en el espacio interestelar incluso antes de aparecer la nebulosa solar que se convirtió luego en el actual sistema solar.

 photo rosetta2.png

Entendiendo el origen de la exogeología

La investigación de la composición química de los cometas proporciona además información crucial sobre la materia presente en los albores del sistema solar, cuyo estudio tiene gran importancia desde el punto de vista geológico pues aporta algunas de las claves para entender cómo fue su formación. Además, desde el punto de vista de la habitabilidad, pueden ayudarnos a entender el origen del agua en la Tierra y en otros planetas como Marte y, desde el punto de vista astrobiológico, son fundamentales para comprender el origen de la vida en este planeta.

Los análisis llevados a cabo por los científicos de los datos enviados por Philae a través de la sonda Rosetta sugieren que el paisaje del cometa 67P se ha formado a través de la erosión. Para tener una idea más clara del interior del cometa, los científicos contaron con mediciones obtenidas dirigiendo desde Philae señales electromagnéticas a través del núcleo del cometa para ser recibidas por Rosetta en el lado opuesto.

 photo rosetta3.png

Dichas mediciones sugieren que la cabeza del cometa tiene una composición bastante homogénea y su interior es uniforme. Para recibir información de Philae, la sonda Rosetta ha volado hasta ahora en una órbita óptima para establecer esa comunicación, pero el 24 de julio pasó a moverse sobre el hemisferio sur del cometa, más iluminado por el sol, para alternar la comunicación con Philae con la observación del 67P/Churyumov-Gerasimenko.

Las eyecciones de gas y polvo en la superficie del cometa impiden que Rosetta vuele muy cerca de su superficie y obligan a que la sonda se mantenga a una distancia de seguridad de entre 170 y 190 kilómetros.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.