Las ranas menos atractivas se colocan detrás de los machos de mayor tamaño con el fin de camuflarse y conseguir pareja con el menor gasto de energía posible, divulgaron científicos en la revista Animal Behaviour.

La táctica habitual es hacer llamados más frecuentes para confundir a las hembras, pero científicos de la Universidad de Lyon, Francia, descubrieron que existen otras tácticas de engaño que resultan ventajosas.

Photobucket

Canto de rana

El equipo encabezado por Loic Brepson capturó a 100 ranas machos, vació sus estómagos y alimentó a un grupo con insectos, mientras que otro no recibió comida durante una semana.

Los animales fueron colocados en un estanque en laboratorio y se reprodujeron cantos de otras ranas arbóreas con altoparlantes. Los anfibios respondieron al coro haciendo sus propios llamados, algunos se aproximaron a la fuente de algunos sonidos o permanecieron inmóviles.

Photobucket

Tácticas parasitarias

El experimento permitió a los científicos comprobar que las ranas de menor tamaño emplean tácticas parasitarias con mayor frecuencia, actitud que no fue más frecuente entre las que permanecieron sin ingerir alimentos.

«Algunos individuos explotan la inversión de energía de otros para reproducirse. La adopción de una u otra táctica depende básicamente del coeficiente costo-beneficio para cada individuo», indicó Brepson.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.