Las primitivas pinturas ubicadas en cuevas del norte de España son más antiguas de lo que se pensaba, y podrían haber sido realizadas por neandertales, destaca un estudio divulgado en la revista Science.

Una nueva datación con la técnica uranio-torio estimó que las obras rupestres de la cueva de Altamira y otras cavernas de la península ibérica tienen más de 40 mil años, destaca la investigación.

Photobucket

Autoría desconocida

De acuerdo con el trabajo desarrollado por un equipo de expertos españoles, portugueses y británicos, las siluetas de manos impresas en los muros de la cueva de El Castillo tienen, por lo menos, 40 mil 800 años, lo que las convierte en las pinturas rupestres más antiguas de toda Europa.

«Las evidencias de la presencia de humanos modernos en el norte de España se remonta a hace 41 mil 500 años. Antes de ese momento solo había neandertales», indicó Alistair Pike, del Departamento de Arqueología y Antropología de la Universidad de Bristol.

Photobucket

De ahí que son varias las teorías sobre el origen de estos dibujos, ya sea que provienen de humanos modernos, que trajeron consigo la pintura como parte de su cultura; o bien la desarrollaron de forma muy rápida, nada más llegar, quizá como respuesta a la competencia con los neandertales.

Otra posibilidad es que las pinturas ya estaban allí y los artistas no fueron ellos, sino los neandertales, expresa el artículo. Sin embargo, por el momento, los especialistas no tienen respuestas definitivas, para ellos solo es evidente que en el lugar quedó la huella del antepasado humano.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.