El 23 de mayo es el “Día Mundial de las Tortugas” (World Turtle Day), un evento patrocinado desde el año 2000 por la American Tortoise Rescue, para crear conciencia sobre la población de tortugas que se agota rápidamente y para aprender formas de conservar estos reptiles.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, de las 300 especies de tortugas que existen en el mundo, al menos 129 son vulnerables, están en peligro de extinción o están en peligro crítico en la actualidad. Siete de estas especies son marinas, y seis de ellas se encuentran amenazadas por el hombre.

El Día Mundial de la Tortuga se inició para aumentar el respeto y el conocimiento de las criaturas más antiguas del mundo. Estos animales llevan en la tierra alrededor de unos 200 millones de años, sin embargo, están desapareciendo rápidamente como resultado de la industria de la comida exótica, la destrucción del hábitat, la contaminación con plástico de los océanos y el comercio de mascotas.

Datos que debemos conocer sobre las tortugas:

7. Una de las especies más antiguas

Las tortugas existían en esta Tierra antes que la mayoría de los otros miembros de la familia de los reptiles, como serpientes y lagartos. De hecho, datan de la era de los dinosaurios.

6. Las más longevas

La razón por la cual las tortugas se remontan a edades tan antiguas también se debe a su longevidad de vida. Una tortuga gigante adulta del Océano Índico, que fue capturada a la edad de 50 años, pasó a vivir otros 152 años en cautiverio.

5. Blindaje natural

El caparazón de una tortuga actúa como su caja torácica y columna vertebral, ya que está hecha de más de 50 huesos. Utiliza su caparazón óseo y cartilaginoso para protegerse de su depredador. Ciertos tipos de tortugas incluso pueden meter la cabeza dentro de su caparazón para una mejor protección. Y sí, la noción de que la tortuga puede salir de su caparazón no es más que un mito. Esto se debe a que el caparazón de una tortuga crece con el reptil.

 

4. No les gusta el frío

Se sabe que las tortugas resisten en casi cualquier clima lo suficientemente cálido como para facilitar su ciclo de reproducción. Esta es la razón por la cual ninguno de los continentes aparte de la Antártida es un factor de ruptura para una tortuga. Sin embargo, a la mayoría de las tortugas no les gusta vivir en el frío, con algunas excepciones. Una de ellas es la tortuga de Blanding, que se observó nadando bajo el hielo en la región de los Grandes Lagos.

3. Comen de todo

Mientras que algunas tortugas son carnívoras, otras son herbívoras. Ciertas tortugas también son omnívoras, pero en realidad la dieta de una tortuga depende de su entorno. Se sabe que las tortugas terrestres se alimentan de escarabajos, frutas y hierbas, mientras que las que viven bajo el mar se deleitan con todo, desde algas hasta calamares y medusas.

2. Sentidos desarrollados

Las tortugas tienen un agudo sentido del olfato y del oído, lo que les ayuda cuando están buscando comida o huyendo de un depredador.

1. También hibernan

Algunos tipos de tortugas hibernan durante temporadas específicas. Estos reptiles pueden absorber oxígeno a través de la piel del cuello y las áreas cloacales, lo que les permite permanecer sumergidos bajo el agua durante períodos prolongados e hibernar.

Fuente: https://www.elnuevodia.com, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.