El estudio de moléculas de grasa de un fósil de 558 años, nombrado Dickinsonia, lo confirmó como el primer animal en el registro geológico, según publicó esta semana la revista Science. La fosilizada estructura, encontrada en un área remota cerca del Mar Blanco en el noroeste de Rusia, por un estudiante de la Universidad Nacional Australiana, conservaba en perfecto estado moléculas de colesterol, un tipo de grasa que es el sello distintivo de la vida animal.

De unos 1,4 metros de longitud con forma ovalada y segmentos parecidos a costillas que recorrían su cuerpo, la criatura fue parte de la biota de Ediacara que vivió en la Tierra 20 millones de años antes de la ‘explosión cámbrica’ de la vida animal.

Vida existente mucho antes de lo pensado

Jochen Brocks, investigador principal, dijo en un comunicado que la ‘explosión del Cámbrico’ ocurrió cuando animales complejos y otros organismos macroscópicos, como moluscos, gusanos, artrópodos y esponjas, comenzaron a dominar el registro fósil.

Según Brocks las moléculas encontradas demuestran que los animales eran grandes y abundantes hace 558 millones de años, ‘mucho antes de lo que se pensaba’, destacó.

Por más de 75 años los científicos han tratado de determinar qué si el Dickinsonia y otros fósiles extraños de la fauna ediacárica eran amebas unicelulares gigantes, líquenes, experimentos fallidos de la evolución o los primeros animales de la Tierra, destaca.

En la investigación colaboraron la Academia Rusa de Ciencia, así como el Instituto Max Planck para Biogeoquímica y la Universidad de Bremen, en Alemania.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.