Dos estudiantes de enseñanza secundaria de la Ciudad de México han ganado la medalla de oro en la Olimpiada Internacional de Proyectos Medioambientales, celebrada en Mombasa (Kenia), gracias a un diseño de muros para viviendas hechos con bolsas de papas fritas y envases de jugo.

Los «eco-muros» -bautizados así por sus creadores, Joana Grisell Gómez y Víctor Hugo Amaya- reducen en un 50% el costo económico de las construcciones con ladrillo convencional y aumentan en un 90% su resistencia.

 photo muroecologico1.jpg

Innovación y reciclaje

Grisell y Amaya exponentes de una generación que incluye el cuidado del ambiente entre sus preocupaciones, regresan a México con la esperanza de poder patentar y desarrollar un producto «hecho de pura basura».

De paso, contribuyen a vaciar los contenedores de plásticos PET y otros derivados del petróleo altamente dañinos, procesados químicamente por estos estudiantes del Centro Universitario de México hasta lograr un innovador material de obra.

Los responsables del proyecto, guiados por su profesor, Julián Náder, pensaron que este material resultaría idóneo para abaratar los costos de las viviendas sociales que suelen tener una superficie de 39 metros cuadrados. Una vivienda social de las citadas dimensiones y de ladrillo convencional, con instalación de gas, electricidad y agua, tiene un costo promedio de 350.000 pesos mexicanos (unos 22.000 dólares).

Con su propuesta de muros ecológicos, la misma vivienda costaría 175.000 pesos (unos 11.200 dólares).

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.