Un grupo de astrónomos europeos anunció recientemente un increíble hallazgo: el descubrimiento de un sistema planetario ancestral, formado hace unos 12.800 millones de años, cuando el Universo era aún muy joven y distinto del actual. El sistema, a 375 años luz de la Tierra, está compuesto por una estrella, HIP 11952, y dos planetas que giran a su alrededor cada 7 y 290 días, respectivamente.

En etapas más recientes de la historia del Universo, los planetas (entre ellos el nuestro) nacen a partir de los residuos de la formación de sus estrellas, grandes nubes de gas y polvo en las que, además, suelen abundar los elementos químicos pesados. Sin embargo, la estrella HIP 11952 contiene apenas algo más que hidrógeno y helio, los materiales originales del Universo, lo que es una prueba de su extraordinaria antigüedad.

Photobucket

Descifrando enigmas

El estudio de estos dos fascinantes mundos revelará cómo, y en unas condiciones que nada tienen que ver con las actuales, los planetas podían formarse en un Universo con apenas unos pocos cientos de millones de años de edad.

Por lo que se sabe, la inmensa mayoría de los planetas nacen a partir de los materiales que contienen los grandes discos de polvo y gas, llamados discos de acreción, que se concentran alrededor de estrellas muy jóvenes. Los detalles de este proceso, sin embargo, siguen permaneciendo en la oscuridad, aunque el estudio de un número creciente de planetas extrasolares (se conocen ya más de 750) está permitiendo a los astrónomos conocer una gran diversidad de mundos y darse cuenta, además, de algunas «tendencias» que se repiten con frecuencia.

Por ejemplo, una estrella que contiene una cierta cantidad de metales (elementos químicos más pesados que el hidrógeno y el helio) tiene muchas más probabilidades de tener planetas que otra que esté hecha solo de esos dos gases primordiales.

Photobucket

Mundos errantes

La sorpresa llegó al examinar la estrella HIP 11952 y comprobar que, pese a su composición, a su alrededor giraban dos planetas gigantes. Los dos mundos, bautizados como HIP 11952b y HIP 11952c, no tienen nada de especial en sí mismos. Aparte del hecho, claro, de haberse formado en una estrella tan increíblemente vieja y que no contiene materiales pesados.

HIP 13044 se hizo famoso hace 2 años como «el planeta que vino de otra galaxia», ya que su estrella forma parte de una «corriente estelar» que es lo único que queda de la colisión de otra galaxia contra la nuestra hace miles de millones de años. Ahora, el recién descubierto sistema HIP 11952 viene a demostrar que no se trataba de una excepción.

Comparado con cualquier otro sistema planetario conocido, HIP 11952 no solo es el que menos elementos pesados tiene, sino que además es también uno de los más antiguos que se conocen, con una edad estimada de 12.800 millones de años.

«Es como haber hecho un hallazgo arqueológico en nuestro patio trasero – afirma Johny Setiawan, del Instituto Max-Planck de Astronomía – Esos planetas se formaron probablemente cuando la galaxia misma era todavía un bebé».

Fuente: ABC, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.