La isla de Madagascar se separó del continente africano hace unos 130 millones de años y de la India hace 65 u 80 millones de años, tras la fragmentación del supercontinente Gondwana.

Una investigación internacional publicada en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS) develó que la mayor parte de la fauna de Madagascar llegó a la isla a través de repetidas dispersiones oceánicas después de la separación del continente. Los animales viajaron en troncos o pequeñas islas vegetales flotantes, arrastrados por fuertes ciclones -como si fueran náufragos- hasta llegar a su destino.

Photobucket

Colonización pasada por agua

El equipo de investigadores reconstruyó la historia de colonización de Madagascar mediante la secuenciación de varios genes nucleares de los principales grupos de vertebrados de la isla y de las especies más próximas de África, Asia y Sudamérica.

Después, para datar los periodos de divergencia, aplicaron el llamado “reloj molecular”, que permite estimar el tiempo evolutivo a partir del número de diferencias entre dos secuencias de ADN.

“Los resultados muestran que el origen de la mayor parte de los grupos “malgaches” es relativamente reciente, geológicamente hablando, y que colonizaron la isla por dispersión oceánica, principalmente desde África. Lo más probable es que fuertes ciclones arrastrasen hasta tierra firme grandes troncos o pequeñas islas flotantes de vegetación con los que serían los primeros colonizadores”, explica el investigador David Vieites, del Museo Nacional de Ciencias Naturales de España.

Photobucket

Grandes distancias

Según los expertos, los colonizadores tuvieron que desplazarse necesariamente atravesando el océano. El Canal de Mozambique que separa Madagascar de África, tiene una profundidad de casi 3.000 metros, demasiados para que una bajada del nivel del mar hubiese permitido la dispersión por tierra.

A finales del periodo Cretácico se produjo una extinción masiva en todo el planeta. Según este estudio, sólo dos grupos de las especies vertebrados que vivían entonces en Madagascar sobrevivieron a esa ola de extinciones: unas tortugas de agua dulce y las iguanas. El resto de la fauna presente en la isla llegó a ella a con posterioridad cruzando el océano en varios periodos.

Photobucket

Según este estudio, la diversificación posterior dentro de la isla se vio favorecida por la existencia de selvas húmedas, que permitieron que los grupos adaptados a ese hábitat se diversificaran hasta convertir Madagascar en uno de los puntos calientes de biodiversidad mundial.

En la actualidad, esta isla alberga una fauna y una vegetación únicas, tanto por su elevado número de especies endémicas como por la gran biodiversidad que alberga.

Fuente: ABC, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here