Un pequeño telescopio ultravioleta partió el mes pasado rumbo al Sol con el objetivo de descifrar la atmósfera del astro rey, una región desconocida donde se forman los vientos solares que azotan regularmente a la Tierra.

IRIS (por sus siglas en inglés: Interface Region Imaging Spectrograph), es el nombre del artefacto, lanzado desde la base militar de Vandenberg, en California, para una misión de dos años.

 photo iris1.jpg

Estudio de la atmósfera solar

El satélite perteneciente a la NASA podrá captar imágenes de alta resolución a pocos segundos de intervalo en la zona definida, situada entre la superficie solar y su corona, explicaron especialistas. Uno de los objetivos del estudio es entender cómo se generan los vientos solares cargados de partículas magnéticas en esta área, lo que permitirá mejorar la previsión sobre las tempestades magnéticas que se dirigen a la Tierra y que son un factor de perturbación para la red eléctrica.

También se espera mejorar los pronósticos del estado del tiempo en el espacio, lo cual dificulta a veces la transmisión de los sistemas de comunicaciones terrestres. “IRIS va a ampliar nuestras observaciones del Sol a una región hasta el momento difícil de estudiar”, explicó Joe Davila, del Centro Goddard de vuelos espaciales de la NASA y responsable científico de la investigación.

El telescopio mide 2,1 metros de largo y pesa 204 kilogramos. Se ubicará en una órbita a 643 kilómetros de la Tierra.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here