Contrario a lo que se creía, los topos comunes (Scalopus aquaticus) tienen un olfato hipersensible, según una investigación divulgada en la revista Nature Communications. Hasta ahora se pensaba que estos animales no tenían un buen olfato, pero expertos de la Universidad de Vanderbilt, descubrieron que puede localizar a su presa con eficacia.

El autor principal del estudio, Kenneth Catania, creía que las fosas nasales de estos mamíferos se encontraban demasiado juntas como para detectar los gradientes de olor, pero varios experimentos desarrollados con estos animales revelaron que estaba equivocado.

 photo topo2_zps694e1d2b.jpg

“Herramienta” precisa

Primero el investigador colocó alrededor de un arco de 180 grados pozos de alimentos que eran cerrados temporalmente para detectar cada vez que los topos olfateaban por el cambio en la presión de aire. Observó que estos animales podían encontrar la comida en menos de cinco segundos.

Durante los ensayos, el experto se dio cuenta que este animal seguía un patrón, cuando entraba en la cámara: movía el hocico hacia atrás y adelante al olfatear, pero luego apuntaba a una fuente de alimentación y se movía en una trayectoria directa.

 photo topo_zpse256e032.jpg

La prueba definitiva fue cuando el experto entrecruzó tubos colocados en ambas fosas nasales, lo que con frecuencia impidió que el mamífero pudiera encontrar la comida. El resultado del estudio hecho con estos animales podría aplicarse también a otros mamíferos.

“El hecho de que los topos utilicen señales de olores para localizar los alimentos sugiere que otros mamíferos que dependen en gran medida de su sentido del olfato, como los perros y los cerdos, también pueden tener esta habilidad”, sostuvo Catania.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here